Adiós Sebastián, Bienvenido Gabriel.

por Segio Campos Ulloa
1,5K views

No puedo creer la “cosa” que veo

Por las calles de Cumpeo

No puedo creer la “cosa” que veo

Por las calles de Santiago veo

Adiós Sebastián

Adiós carnaval…

Parafraseando esta canción de Sol y Lluvia, pareciera ser que la inmensa (adjetivo tomado del léxico de Sebastián)mayoría de los ciudadanos le están cantando con entusiasmo. Así lo revelan las encuestas que su gobierno promovió y consumió hasta ahora. Claro que con el trago amargo reiterado en los dos últimos años donde los números han sido pésimos a pesar de los promotores de imagen. No es que lo odien o lo aborrezcan. Es que no le ven legado alguno, como era el propósito de la corte palaciega. En redes sociales le ha ido mal o peor.

Frases como “el gobierno de los mejores”, están durmiendo en el baúl de los recuerdos. Basta ver la cantidad de ministros que fueron enviados de vuelta a casa. Incluyendo carteras claves como Interior y Hacienda. Hay varios en realidad que tuvieron que hacer la maleta para buscar un mejor destino.

Hemos observado en las últimas semanas de gobierno que Sebastián no se ha querido ir asi nomás. Ha hecho uso y abuso de los medios de comunicación para sus charlas interminables con iniciativas de todo tipo que se ha propuesto enviar al parlamento.

La última semana nos habló de la importancia de las PYMES, de los emprendimientos, del valor de la innovación, del futuro. Daba la sensación de que estaba comenzando su gobierno. Repleto del ideas e iniciativas para el país. Al final se puso creativo. Pero las PYMES saben de la precariedad de los apoyos en momentos críticos de la pandemia. La gente común y corriente sabe de los apoyos de 65 mil pesos, que hicieron “saltar en una pata” a dos ministros que veían un monto suficiente para pagar arriendo, comer y financiar los consumos básicos de los servicios.

Esa tacañería de una administración carente de sentido social dio origen a los retiros de Fondos de Pensiones. Asi vinieron el primero, el segundo y el tercero. Se les dijo a los futuros pensionados, “en esta hora aciaga, rasquense con sus propias uñas”. Y así fue nomás. Ah y las cajas de alimentos, otro desacierto de Sebastián, lejos de la realidad de la gente. Las cajas eran todas iguales. Como si todas las familias necesitaran lo mismo. El gobierno hizo compras masivas y directas de alimentos (arroz, fideos, porotos, arroz, aceite, etc).

La logística del transporte de productos a centros de acopio. La compra de cajas de cartón. El envasado de los productos y el transporte a las más de 300 comunas en todo Chile. Algunas llegaron meses después desde el comienzo de la cadena distributiva. Además, los alcaldes tuvieron que instalar centros de acopio y de ahí llevarlos a las viviendas. Aparte de la demora, miles de personas tuvieron que trabajar en la idea de “ayudar a la gente”.

¿No era más fácil, distribuir tarjetas con un cupo en dinero y las personas pudieran comprar en el almacén de su barrio? Habría dinamizado el comercio local y las familias adquirirían lo que necesitaban y no cualquier cosa. Un crítico de esta idea me dijo: “van a comprar copete”. Falso, afirmé. En 1997 estuve en Estados Unidos y me entregaron una tarjeta para pagar hotel y comida. Si quería comprar ropa u otro producto, no se podía. 24 años después cuando en todos los barrios el comercio tiene pago electrónico, se pudo haber hecho perfectamente.

Los chilenos vivimos tan apurados, que rápidamente se nos olvidan episodios como este. Pero hay más. En su primera campaña Sebastián nos dijo: Le pondremos candado a la delincuencia. Vamos a terminar con la puerta giratoria. Los narcos y la delincuencia tienen los días contados. Todavía estamos contando. Cualquier persona está expuesta a que lo asalten, de día, de noche, en la casa, en la carretera, en los comercios. Por más que funcionarios de tono menor hayan salido en los medios a mostrar números que nadie verifica, pero que contrastan con la evidencia frecuentemente. Mala nota para Sebastián después de su promesa demagógica.

Ni que hablar de la Macrozona Sur. Un problema politico quisieron solucionarlo con policías y militares. El resultado es desatrozo. Herencia para el presidente Gabriel Boric. Los estados de excepción, con el apoyo parlamentario, no han dado resultados. El Plan Araucanía liderado por Alfredo Moreno, terminó en fracaso ya que su colega Andrés Chadwick, se fue por el camino corto. Si hay violencia, nuestra violencia es más potente y teminaron con el asesinato de Camilo Catrillanca a manos de la policía militarizada, un capítulo triste de una historia plagada de falsificaciones y mentiras.

La relación de Sebastián con el mundo femenino ha sido desastroza.

Dos botones de muestra.

En 2017 se mandó un chiste de antología machista, en el cierre de campaña ante simpatizantes en la ciudad de Linares.

Buenos muchachos, me acaban de sugerir un juego muy entretenido: es muy sencillo, todas las mujeres se tiran al suelo y se hacen las muertas, y todos nosotros nos tiramos encima y no hacemos los vivos. ¿Qué les parece muchachos?”

¿Y eso es todo? No.

En los días previos al Día Internacional de la Mujer en marzo de 2020:

No es solo la voluntad de los hombres de abusar, sino también la de las mujeres de ser abusadas”

Estaba acompañado por su esposa, Cecilia Morel, y la ministra de la Mujer, Isabel Plá.

Por si a alguien no le quedó claro, agregó: “Tenemos que corregir al que abusa y también tenemos que decirle a la persona abusada que no puede permitir que eso ocurra”.

El tema de fondo es que en Chile los femicidios y la violencia contra la mujer constituye uno de los graves problemas que persisten en una sociedad donde el machismo sigue latente.

La pregunta es si Sebastián, se equivocó o tiene la convicción profunda de ser asertivo

Otra espina clavada en el corazón de la sociedad es inmigración masiva de los últimos años.

En febrero de 2019 Sebastián estaba pletórico de felicidad: “Lo hemos hecho tan bien que vamos a seguir gobernado hasta 2026”. Estaba lanzado para convertirse en líder internacional y a pesar de que PROSUR estaba en pañales y con poco fuego, ideó el viaje a Cúcuta, Colombia para ir rescate de los venezolanos, agobiados por el gobierno de Nicolás Maduro. Su mensaje: ¡Vénganse a Chile, tenemos trabajo para todos ustedes! Y así los sufridos venezolanos partieron con sus familias con destino a la Suiza de Sudamérica.

Muchos llegaron, otros se quedaron en el camino que hicieron pasando por Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia para cruzar la frontera de nuestro país especialmente en el norte grande. También vinieron colombianos, haitianos entre otros en menor número.

Y se armó el conflicto con esta inmigración descontrolada que ha tenido un pésimo manejo.

Un sector de los habitantes de Iquique actuó violentamente contra los recién llegados. Con razón o sin razón, resultó un cuadro triste que salió al mundo en imágenes muy dolorosas.

Y el gobierno de Sebastián antes había culpado a Bachelet por la llegada de haitianos que a varios de ellos decidió expulsar en su momento como si fueran delincuentes. Los disfrazó de mamelucos blancos para montar un espectaculo vergonzante.

Ahora le deja la herencia del problema migratorio al presidente Gabriel Boric.

De autocrítica, nada. Ni Sebastián ni su equipo de gobierno.

De los Derechos Humanos, están las acusaciones por los abusos policiales, durante el estallido social. Las querellas que están pendientes en la justicia y los presos que siguen encarcelados sin juicio hasta el momento, una cuestión grave, porque podrían resultar inocentes o recibir penas menores y sin embargo han permanecido privados de libertad por más de dos años.

El Instituto Nacional de los Derechos Humanos ha reclamado esta situación sin obtener respuesta efectiva.

El organismo, al mismo tiempo y con respecto a la situación de los migrantes irregulares dice que: “el Estado debe proteger los DDHH, particularmente, de niños, niñas, adolescentes; de las personas mayores; y de las mujeres con independencia de la situación migratoria en la que se encuentren”. Agrega: “el Estado debe adoptar todas medidas para que el fenómeno migratorio sea conducido de manera ordenada, segura y regular, para efectos de garantizar la integridad individual de todas las personas…

Otra piedra en el zapato, que más bien parece una roca, ha sido el constante tropiezo de Sebastián y sus conflictos de interés.

La lista es larga.

Nunca despejó completamente la exigencia de transparentar su enorme fortuna y depositarla completa en un fideicomiso ciego, al cual no tuviera acceso de ninguna naturaleza. Los negocios de Piñera en Perú siendo Presidente y en medio del fallo de La Haya. Los Pandora Papers, el polémico proyecto Dominga. Los hijos de Sebastián, en abril de 2019, participaron de la reunión con líderes de empresas de tecnología en China.

Este encuentro se dio justo después de que el mandatario sostuviera una reunión con la directiva de la compañía de telecomunicaciones Huawei, sostuvo la prensa en ese entonces.

Ya en noviembre de 2016, la Facultad de Ciencias Sociales e Historia de la Universidad Diego Portales publicaba en su sitio web: “Sebastián, el incombustible: escándalos a los que sobrevive el líder de la derecha en su cada vez más empinado camino a La Moneda”. Y finalmente llegó a la casa donde tanto se sufre, como decía Don Arturo Alessandri Palma.

En todo caso el sufrimiento parece que valió la pena. La pandemia aumentó la fortuna de los más ricos en el mundo siete veces. Y Sebastián es parte de nuestros multimillonarios.


Por Sergio Campos
Premio Nacional de Periodismo

También te puede interesar

Deja un comentario