Maryam Mirzakhani: la “maga” de las matemáticas. Dibujar garabatos para conectarse a un problema 

por Cristina Wormull Chiorrini
123 views

El año 2014, por primera vez en la historia una mujer fue galardonada con la Medalla Fields, el más prestigioso premio, el Nobel de las matemáticas. Un paso más para las mujeres que, indudablemente contaban entre ellas con más de una que lo mereció en el pasado y, sin embargo, tan solo en la segunda década del siglo XXI fue logrado…” genias” como Ada Lovelace o Hipatia, y también Milena Maric, la primera mujer de Einstein, demostraron ser notables en las matemáticas, pero solo lograron ser catalogadas de brujas o locas y tardíamente reconocidas.

Quizás pocos recuerdan, si es que hay algunos o algunas, que el año 2014 una bella y joven iraní recibió la Medalla Fields y su foto apareció entonces en algunos medios -no muchos porque no era uno de los temas escabrosos que atraen multitudes- con su cabello extremadamente corto y un rostro juvenil, casi infantil.  Ella, Maryam Mirzakhani, la gran matemática nacida en Teherán en mayo de 1977, que hay que remarcar, tenía apenas tenía 37 años cuando obtuvo el preciado galardón y con él, llegó a ser conocida internacionalmente y fue considerado como una de las seis mejores matemáticas de la historia.  Las otras cinco son:  Hipatia (370-415), Maria Gaetana Agnesi (1718-1799), Sophie Germain (1776-1831), Ada Lovelace (1815-1852) y Emmy Noether (1882-1935)

Maryam, una niña inquieta y visionaria, desde muy joven quiso ser escritora debido a su gran imaginación que la hacía soñar con mundos inexplorados, pero ya en la escuela secundaria, su interés por la resolución de problemas matemáticos y las demostraciones cambió su rumbo, aunque mantuvo su interés en la escritura.

Este es un gran honor. Seré feliz si esto anima a las mujeres científicas y matemáticas jóvenes. Estoy segura de que habrá muchas más mujeres que ganen este tipo de premio en los próximos años. Maryam Mirzakhani

Creció en Teherán (Irán) y realizó sus estudios secundarios en NODET (Organización Nacional para el Desarrollo de Talentos Excepcionales) en Farzanegan. En su época de institutana consiguió, durante dos años consecutivos, la medalla de oro de las Olimpíadas Matemáticas representando a su país y esto le permitió entrar directamente en la Universidad. En 1994, con apenas 17 años, fue miembro del equipo iraní que participó en la Olimpiada Internacional de Matemáticas, ganando una Medalla de Oro en Hong-Kong. En 1995, repitió su logro en Toronto, convirtiéndose en la primera estudiante iraní femenina y masculina en conseguirlo.  Siendo niña le tocó vivir y sobrevivir la guerra entre Irán e Irak entre 1980 y 1988… una guerra terrible, comparada por su crueldad con la Primera Guerra Mundial en Europa y que asoló la región.  Contradictoriamente, creó muchas oportunidades para jóvenes talentosos (especialmente mujeres) como Mirzakhani, que supo aprovecharlo. Maryam tuvo mucha suerte y de muchas maneras. Tal vez, si hubiera nacido 10 años antes, no habría tenido las mismas posibilidades. En esta etapa, en su época escolar, coincidió en la escuela con Roya Beheshti, otra gran matemática, quien se convirtió en su gran amiga y compartió con ella estudios, investigaciones, libros   y concursos matemáticos. Behesthi sigue siendo hoy, profesora de Matemáticas en la Washington University de St. Louis.

Terminados sus estudios de doctorado en Estados Unidos, durante los cuales tomaba notas en Farsi, recordando su origen persa, desarrolló una intensa actividad científica, pero esta no fue obstáculo para el amor y casarse con el físico Jan Vondrak, informático teórico checo de la computación. De esta unión nació Anahita Vondráková que tenía tan solo tres años al momento en que su madre recibió la Medalla Fields.

Es divertido, es como resolver un rompecabezas o conectar los puntos en un caso de detectives. Sentí que esto era algo que podía hacer, y yo quería seguir este camino. Maryam Mirzakhani

La medalla Fields, un galardón instaurado en 1936 y que se entrega cada cuatro años durante la celebración del ICM (Congreso Internacional de Matemáticos), premia a un máximo de cuatro matemáticos menores de 40 años por sus descubrimientos sobresalientes…y, como dijimos, nunca había premiado a una mujer, hasta Maryam, que lo obtuvo por su estudio sobre el problema matemático de los billares, estudiando  el movimiento de una bola en la mesa de billar (por decirlo en forma sencilla, aunque es bastante más complejo)

Pero éste no fue el primer premio ganado por Maryam, ya que anteriormente había obtenido el Premio Blumenthal para la promoción de la investigación en matemáticas puras (2009) y el Premio Satter de American Mathematical Society (2013) en reconocimiento a una destacada investigación matemática realizada por una mujer. Además, su tesis de doctorado:  Simple Geodesics on Hyperbolic Surfaces and Volume of the Moduli Space of Curves, ha resuelto problemas profundos sobre superficies hiperbólicas, siendo publicado en las principales revistas de matemáticas y siendo hoy, la base de otros descubrimientos y soluciones de problemas.

Además de ser la primera mujer en ganar la medalla Fields, se convirtió en todo un referente para otras mujeres en este campo y fue una prestigiosa profesora en el Departamento de Matemáticas de la Universidad de Stanford hasta su muerte.

Además de ser la primera mujer en ganar la medalla Fields, se convirtió en todo un referente para otras mujeres en este campo y fue una prestigiosa profesora en el Departamento de Matemáticas de la Universidad de Stanford hasta su muerte.

Maryam Mirzakhani fue tan admirada en su país, Irán, que cuando falleció en julio de 2017, solo tres años después de haber obtenido el galardón, rompió el tabú religioso nacional del país y varios medios de comunicación, incluyendo al presidente Rouhani, publicaron su imagen sin Hijab, algo sin precedentes en Irán y que ni siquiera consiguió ella cuando obtuvo la medalla Fields.  

En el World Meeting for Women in Mathematics del año 2018 celebrado en Río de Janeiro, el Women’s Committee of the Iranian Mathematical Society propuso designar un día al año como Día Internacional de las mujeres matemáticas.  Dicha propuesta se aceptó y se designó el 12 de mayo, día del nacimiento de Maryam Mirzakhani para conmemorarlo.  

Esta preciosa e inteligente mujer fue “maga” de las matemáticas y una referencia para las mujeres científicas. La profesora de la Universidad de Oxford, Frances Kirwan, miembro del comité que le otorgó la Medalla Field dijo de su logro:

I hope that this award will inspire lots more girls and young women, in this country and around the world, to believe in their own abilities and aim to be the Fields Medallists of the future. 

A pesar de que ya no está entre nosotros, gracias a la tecnología hoy podemos asistir a una de sus clases de matemáticas en la universidad. Es maravilloso ver su manejo de la tiza y las múltiples pizarras que utilizó aún en estos tiempos donde reina la tecnología, hay que ver su Dynamics Moduli Spaces of Curves.

Narges Mohammadi

Sus logros tienen mayor relevancia cuando pensamos que todo lo que logró fue proveniendo de un país que reprime a las mujeres y que las obliga a un rol secundario en la sociedad y que hoy mantiene encarcelada a la activista   Narges Mohammadi, ganadora del Premio Nobel de la Paz 2023 y que es culpable de la muerte de Mahsa Amini, una joven de 22 años que fue detenida por no llevar bien colocado el hiyab o velo islámico.  Un país donde las mujeres no son consideradas iguales, ni siquiera en el papel.

“El trabajo de Maryam realmente es un ejemplo sobresaliente de la investigación impulsada por la curiosidad”. Ralph Cohen, profesor de matemáticas y decano asociado senior para las ciencias naturales en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Universidad de Stanford

 Mirzakhani destacó en una amplia gama de técnicas y áreas de las matemáticas, entre las que se incluyen el álgebra, el cálculo, el análisis complejo y la geometría hiperbólica… todas áreas en que tradicionalmente no se reconoce a las mujeres, pero ella y su mágica inteligencia, su partida temprana apenas cumplidos los cuarenta años, es hoy fuente de inspiración para las jóvenes que sienten pasión por los números y se encantan con la ciencia.

Hoy se sigue hablando de su forma de hablar de la belleza de las matemáticas y del esfuerzo y la paciencia que requería alcanzarla y también de su motivación para entender, lo más profundamente posible la estructura de las matemáticas básicas… inolvidable y mágica “genia” de las matemáticas.

También te puede interesar

Deja un comentario